8vo encuentro – Pensando como evaluar y construir indicadores

Retomamos lo trabajado sobre evaluacion, y veíamos que no puede quedar en cuestiones generales ni meramente subjetivas, sino que tenemos que poder llegar a cuestiones observables. Vimos que necesitamos especificar que aspectos concretos vamos a observar en función de esas respuestas. Y esos aspectos tienen que ser concretos, acotados, y darnos una idea de que valor le damos a lo que evaluamos.

Intentamos pensar como evaluar la participación en un proyecto, y nos dimos cuenta que lo que parecía fácil, era bastante complejo de construir.

Introducimos así el concepto de INDICADOR, como la unidad mínima de evaluación. Es lo que nos marca (como en el tablero de un auto), el valor de lo que estamos evaluando. Tiene que ser un dato observable, acotado y posible de ponerle un valor.

Para esto último decíamos que a veces para un indicador conviene construir una escala o referencia de valores particular, que de cuenta de lo que queremos evaluar.

Poníamos de ejemplo la planilla de evaluación de la cátedra, qué habíamos construido con otro grupo de estudiantes en base a este cuadro:

Aspectos Indicadores Sub indicadores Valor Cuantitativo Valor Cualitativo

El texto a leer que quedó es el último capítulo del libro de Geilfuz

Publicado en Clases | Etiquetado , | Deja un comentario

7mo encuentro – Evaluando

Nos pusimos a trabajar el tema a partir de una dinámica en la cual tres compañerxs tuvieron que salir afuera, y luego entrar de a unx, y explicar “que es la planificación”. Luego de ello, en grupos, tuvieron que evaluar a las compañeras. En la puesta en común salieron diferentes cuestiones y formas de evaluarlas.

Veíamos que se por un lado se ponen en juego resistencias individuales y por otro, cada grupo centró la atención en diferentes cosas o aspectos, es decir utilizó diferentes criterios.

Pusimos luego en común lo que cada unx entendía como EVALUAR

Lo terminamos definiendo como la acción de dar valor a algo, en relación con otra cosa.

Luego analizamos la parte subjetiva de la evaluación, a partir de la frase que una compañera aportó: “a nadie le gusta ser evaluado, ni evaluar a unx conocidx”, ¿por qué?:

    • Situación incómoda
    • Seguridad, uno busca aprobación.
    • Prejuicios
    • No sabes con qué criterios te van a evaluar.
    • No es lo mismo sólo que en grupo
    • Exposición

Luego nos preguntábamos que cuestiones hay que tener en cuenta al momento de pensar una instancia de evaluación. Veíamos que depende mucho de qué tipo y en que momento se pretende realizar esa evaluación, por lo que distinguimos tres momentos diferentes:

  • Ex-ante (por ejemplo decíamos evaluar la pertinencia de los objetivos planteados)
  • Durante (acá el ejemplo sería una instancia de monitoreo sobre cómo se van cumpliendo o no, los objetivos)
  • Ex-post (es el ejemplo mas clásico, en el ciclo tradicional es el último momento de la intervención)

En cada uno de estos momentos se evalúan cosas diferentes y de manera diferente.

Pero para cualquiera de estos momentos hay que tener claro algunas cuestiones básicas:

  • ¿qué queremos evaluar?
  • ¿cómo lo vamos a evaluar?

Luego también tendríamos que definir que nivel o grado de participación vamos a establecer para cada instancia de evaluación, de lo que surge una tercera pregunta: ¿quienes van a evaluar?.

Reflexionábamos sobre la cultura evaluativa que no tenemos los argentinos, y planteábamos la necesidad de espacios formales de evaluación. Y volver a pensar el para qué de evaluar: para aprender, para corregir y para reflexionar.

El texto a leer que quedó es el último y ante último capítulo del libro de Geilfuz.

Publicado en Clases | Etiquetado | Deja un comentario

6to encuentro – Pensando actividades

Comenzamos haciendo un repaso de lo visto el encuentro anterior, donde tuvimos que adelantar y ver rápido algunos temas.

Repasamos lo relacionado a Objetivos. Para graficar las relaciones entre los diferentes elementos que vamos viendo, su secuencia y relación lógica, en ambos sentidos, les compartimos este gráfico:

Luego, para que lo usen al momento de encarar el proyecto de cada grupo, compartimos este último cuadro-matriz para que lo utilicen en el armado y construcción de los objetivos, creemos que les puede servir.

Imagen Objetivo

Es orientadora, direccionaliza el proceso de intervención.

Se escribe en relación con el Escenario Ideal, y nos tiene que ayudar en delinear estrategias para achicar la brecha entre el Escenario Ideal y el Escenario Futuro

Objetivos

¿Para qué queremos hacer el proyecto?

Son los logros que se quieren alcanzar. tienen que ser claros, realistas y pertinentes

Objetivo General

¿Para qué queremos hacer el proyecto?

Suele ser uno sólo, como mucho dos, y representa lo que queremos conseguir, el propósito central y mas amplio del proyecto

Objetivos Específicos

Se derivan del objetivo general y representan los pasos intermedios para lograrlo.

La suma de los objetivos específicos nos da como resultado la consecución del objetivo general.

Deben ser:

Específicos: claros sobre qué, dónde, cuándo y cómo va a cambiar la situación.

Medibles: que sea posible cuantificar los cambios y beneficios.

Realizables: que sea factible de lograr, teniendo en cuenta los recursos y las capacidades

a disposición de la comunidad.

Realistas: que sea viable obtener el nivel de cambio reflejado en el objetivo.

Limitados en el tiempo: estableciendo un período de tiempo en el que se debe completar cada uno de ellos.

Resultados – Metas

¿Qué queremos obtener al final del proyecto?(¿Cuanto?)

Son los objetivos traducidos en elementos cuantificadores y calificadores

Deben tener coherencia y estar relacionados directamente con los objetivos.

Continuamos realizando un trabajo grupal:

Consignas

  • Poner en orden
  • Ver si le agregarían algo
  • Ponerle titulo

Verter en el sarten
Mezclar con la leche
Romper los huevos
Agregar la harina
colocar una rodaja de manteca,
Darle vuelta
Derretir la manteca en la sarten

De la puesta en común, surgió lo siguiente:

  • Que no es lo mismo especificar todo que no hacerlo. La receta puede variar y/o no salir bien.
  • A veces incluso pueden estar pensándose en dos cosas diferentes, como ser panqueques dulces o salados.
  • El titulo de la receta, en alguna medida es el objetivo de nuestro proyecto, y el procedimiento son las acción es para que se lleve adelante el mismo.

Haciendo un repaso de la secuencia metodológica de planificación, partiendo de los objetivos específicos. preguntándonos luego “¿después de los objetivos, que puede venir?”. O dicho de otro modo “¿para llegar a estos objetivos que tenemos que hacer?”, es que surgen las Actividades.

El equivalente a esas acciones en la receta las denominamos ACTIVIDADES, y las definimos como la unidad mínima operativa, y veíamos como todo un proyecto se traduce en actividades, que dan sustento a los objetivos.

Una actividad es una acción concreta, acotada en el tiempo, enmarcada en el cumplimiento de un Objetivo Específico.

Pusimos luego en común aspectos que están vinculados a las actividades:

  • Los responsables: decíamos que en última instancia la pregunta que nos tenemos que hacer es quien se hace cargo de esta actividad? si sale mal, o no se hace, ¡a quien vamos a preguntarle porque?
  • Los Recursos: Diferenciamos los diferentes tipos de recursos que hay: Financieros (monetarios), Materiales (las cosas concretas) y Humanos (personas, con sus capacidades). Decíamos también que los podemos discriminar en si ya contamos con esos recursos (Propios), o si tenemos que solicitarlos (ajenos o a pedir), y en este último caso, también diferenciar a quien, dado que no es lo mismo a una fundación o ong, o el Estado.
  • Los Tiempos: de cuando se va a realizar y cuanto tiempo va a durar.
  • El Lugar

Como ayuda y como herramienta de trabajo, les contamos que en el capítulo 10 del libro “80 herramientas…” hay algunos cuadros para ayudar a pensar estas cosas, y que pueden poner en practica con el trabajo práctico que están construyendo.

cuadro responsables

A partir de ello, definíamos los siguientes pasos. Frente a cada actividad planteada, decíamos que hay una serie de preguntas que nos tenemos que responder:

  • ¿que necesitamos para realizarla?
  • ¿qué tenemos y que nos falta de eso?
  • ¿quien tiene o puede proveer lo que necesitamos?
  • ¿cómo lo podemos gestionar?

La primer pregunta especifica los recursos necesarios para la actividad. Definíamos entonces recursos como todo lo necesario para lograr la actividad propuesta. Y discriminábamos los diferentes tipos de recursos:

  • materiales
  • económicos o financieros
  • humanos
  • naturales

Para responder las dos últimas preguntas, aclaramos que es vital el retomar el análisis de actores que habíamos realizado en el diagnóstico y lo que nos habíamos planteado como frentes de ataque para cada actor (recordar el texto de Robirosa).

Compartimos luego una planilla para pensar estas cosas:

Por último reflexionábamos sobre la necesidad de explicitar en un proyecto escrito los aportes de recursos que hace la propia comunidad o equipo de trabajo, para dar cuenta tanto del compromiso, como del volumen total del proyecto.

Por último, nos metimos con los números. Algo que no nos agrada en principio, pero que es necesario en todo proyecto. Sabemos que requieren una predisposición especial, y que no a todo el mundo le interesa o tiene facilidad para ellos, pero consideramos que es necesario conocer e incorporar algunas habilidades básicas para realizar los presupuestos de los proyectos sociales.

Reflexionábamos sobre la importancia de una buena confección y presentación del presupuesto, dado que si bien nosotros podemos entender poco de números, a los que le presentemos el proyecto, por lo general están habituados a leer presupuestos. En ese marco, una presentación con una suma o calculo mal realizado, genera un mal antecedente a la hora de evaluar el proyecto.

Los aspectos a tener en cuenta, siguiendo un posible orden, o “pasos a dar”, serían:

  • primero realizar un listado de todos los recursos a utilizar, actividad por actividad, todos, los que tenemos y los que no
  • luego determinar cuales son los que tenemos o conseguimos en la comunidad o grupo, y cuales son los que no tenemos, y por ende tenemos que salir a buscar o gestionar
  • Luego, cruzar ese último listado con el análisis de actores que habíamos realizado, para determinar qué conviene gestionar con qué actor
  • por último, solicitar o gestionar la obtención de los recursos con quien lo hayamos determinado en el punto anterior

Para ordenar y realizar los listados anteriores, podríamos de confeccionar algunos cuadros, como los siguientes.

Para la realización del prespuesto final, los items básicos a considerar serían:

concepto (o recursos) – cantidad – precio unitario – precio total

Les presentamos por último algunas planillas de cálculo, que facilitan el armado de los presupuestos. Pero para ello tienen que manejar algún programa de planilla de cálculos, como el Excel.

Copia de Presupuesto ultimo

Como texto, les dejamos el capítulo 10 del libro 80 herramientas para el desarrollo participativo : Diagnóstico, planificación, monitoreo, evaluación de Frans.Geilfus.

Lo pueden bajar entero de acá.

Publicado en Clases | Etiquetado , , | Deja un comentario

5to encuentro – Pensando objetivos

En un primer momento, volvimos a poner en común las fechas que habíamos acordado:
29/10 parcial
5/11 devolución parciales y ultima instancia de supervisión de los proyectos
12/11 presentación grupal en clase de los proyectos (hay total libertad para pensar el cómo)

Al darnos cuenta que nos quedaban pocos encuentros, tuvimos que “juntar” dos en uno.
Para comenzar, les pedimos que retomen uno o dos de los problemas resultantes del Diagnóstico, y pensaran qué tendría que suceder para que eso se solucione. Tenían que escribirla en una o dos oraciones.

De esas soluciones pasamos a pensar en el paso lógico al que correspondían:

Los OBJETIVOS

Ustedes definían que un objetivo es “lo que queremos conseguir ”. A eso le agregué que es lo que direccionaliza todo el proyecto, y tiene que responder a la pregunta

“¿PARA QUÉ?”.

Retomando la gramática vista en la escuela primaria o secundaria, decíamos que para la construcción de los Objetivos hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • comienzan con un verbo en infinitivo.
  • siguen con el “objeto directo” (eso que en la primaria reemplazábamos con la/lo/s)
  • y terminan con los complementos de lugar y/o modo, y un nuevo para qué de la acción

por ejemplo:

Mejorar el acceso a los servicios de salud de la comunidad de Barrio La esperanza”

Señalábamos luego algunas dificultades:

  • no se le da la suficiente importancia a la búsqueda de las palabras y verbos adecuados para expresar lo que queremos realizar.
  • Algunos son mas “amplios” que otros, y los abarcan, como un paraguas, por lo que hay una relación entre los diferentes objetivos

En relación esto último, tenemos que ir viendo cuales abarcan a otros, cuales son “mas grandes”, que van a ser los objetivos generales, y luego desagregamos los objetivos específicos. Tiene que existir una correspondencia lógica entre los generales y los específicos: el cumplimiento (o “la suma) de los Objetivos Específicos tiene que dar por resultado el Objetivo General, si esto no sucede, algunos de los dos están mal formulados. La pregunta sería entonces: “Si cumplimos los objetivos específicos, ¿alcanzamos el objetivo general?”.

Luego veíamos la relación con los temas del diagnóstico y algunas formas concretas de encarar la construcción de objetivos.

Una forma es: partir del árbol de problemas, o del modelo problemático integrado, y transformar cada problema en un objetivo, dando así un “árbol de objetivos”. Este ejercicio es bueno para entender que los objetivos tienen que responder a los problemas concretos. Pusimos algunos ejemplos, a partir de los proyectos de cadx unx.

Luego vimos que otra forma es partir del Análisis de Escenarios:

Analizamos entonces la relación entre los diferentes escenarios y los objetivos, y veiamos que:

  • El objetivo general de un proyecto surge de la situación o escenario posible,
  • Pero decíamos que el escenario ideal de alguna manera es el que direccionaliza la acción a largo plazo. Para que quede explicito eso, proponíamos la noción de Imagen Objetivo, que esta en relación con el escenario ideal. Es un objetivo a largo plazo, y de máxima y muy general, es el horizonte de toda la intervención mas allá de este proyecto concreto.

Volvíamos a aclarar que es necesario tener mucha precision en las palabras. No es lo mismo desarrollar las condiciones de salud que mejorarlas, ni la infraestructura del agua o de la red de agua.

Como materiales de lectura les dejo:

Les recordamos que vayan pasando todo en computadora, y que no tiren ninguno de los borradores, que eso es lo que nos va mostrando el proceso de aprendizaje y construcción colectiva del proyecto, y que no es “que siempre esta mal”, sino que siempre se puede mejorar.

Como texto quedó el capitulo de Pichardo Muñiz relativo a los objetivos.

Publicado en Clases | Etiquetado , | Deja un comentario

4to encuentro

Fue un encuentro corto, mucho no pudimos avanzar (había sido el acto en el instituto).

Recuperamos lo trabajado y acordamos lo siguiente:

1) Reformular el diagnóstico en función de las correcciones que les realizáramos y de la charla con Julieta de Creas

2) Traer escrito la descripción del escenario presente, del escenario futuro, el ideal y el posible

Publicado en Clases | Deja un comentario

Tercer encuentro – La mirada de Creas sobre los proyectos

En este encuentro estuvo connosotrxs Julieta, de Creas, compartiendo su mirada sobre lo que es un proyecto en la vida de una organización popular.

Les recomendamos visitar la pagina de creas (http://www.creas.org) y hojear los formularios que ellxs proponen para las presentaciones de proyectos, que ya les enviáramos por Telegram.

Al finalizar le entregamos como agradecimiento y recuerdo, una reproducción de un retrato de Maria Ester Tommasi, y le contamos brevemente su historia.

Gracias a Julieta por venir, y a todxs lxs que hicieron que compartiéramos un grato momento de reflexión sobre lo que son los proyectos comunitarios.

Publicado en Clases | Etiquetado | Deja un comentario

2do encuentro – Pensando la secuencia lógica de la planificación

Recuperamos primero lo que vimos en el encuentro pasado (el video de “Como hacemos un proyecto participativo?”), y arrancamos con la dinámica de “La baraja de la Planificación”, que consiste en que repartimos a cada grupo unas tarjetas con los pasos de la planificación, mezcladas entre todos los grupos. Luego, como en el juego “Chancho Va”, van pasando una tarjeta de descarte al grupo de la derecha y tomando una del de la izquierda. Gana el grupo que junta 9 tarjetas diferentes.

Luego que un grupo “ganara”, osea juntara una de cada una, cada grupo tenía que ordenarlas, agregar (para eso podían agarrar tarjetas en blanco) y/o sacar lo que les pareciera necesario, y luego fundamentar el trabajo realizado.

Algunos grupos agregaron alguna instancia de evaluación o de conformación del equipo promotor, en diferentes momentos, y por lo general, ningún grupo lo estructuró de la misma forma que el resto, aunque coincidieron casi todxs en poner la evaluación al final del proceso.

En la puesta en común, quedaron ordenadas las barajas de la siguiente manera:

Decíamos que no hay un único proceso de planificación, sinó que cada grupo de acuerdo a las necesidades, contexto y situaciones modifica y adapta esta secuencia. La metodología es una herramienta que se utiliza de acuerdo a la situación, demanda, necesidad y coyuntura.
Pero a pesar de eso, sí tiene que mantener cierta secuencia lógica, en la cual puedo agregar o modificar, pero hay pasos que tienen que estar encadenados lógicamente.

Por ejemplo, no podemos pensar actividades si todavía no tenemos claro los objetivos. Sí o sí tiene que haber una secuencia lógica (planteo que también hace Robirosa).

Planteamos que por lo menos tienen que respetarse algunos grandes bloques, en relación con el ciclo de la planificación, como ser:

DIAGNÓSTICO –>OBJETIVOS —> ACTIVIDADES / RECURSOS / TIEMPOS / RESPONSABLES –> EJECUCIÓN

Además, en cada paso hay dos aspectos que ya habíamos planteado el cuatrimestre anterior, que hay que tener en cuenta.

  • la viabilidad: que Robirosa la plantea en términos políticos y a la vez prácticos
  • el grado de participación, que en cada paso puede modificarse. Por ejemplo, puede haber un nivel de participación a la hora de pensar el diagnóstico, y no darse el mismo a la hora de pensar los objetivos, esto hay que clarificarlo, y en la medida de lo posible, explicitarlo.

La secuencia Lógica que armamos entre todos quedó conformada de la siguiente manera:

INSERCIÓN – FORMACIÓN DEL EQUIPO DE TRABAJO
REALIZACIÓN DEL DIAGNÓSTICO DE NECESIDADES
DEFINIR PROBLEMAS, HACER EL LISTADO, EL ANÁLISIS Y LA PRIORIZACIÓN
FORMULAR OBJETIVOS
METAS
ACTIVIDADES
RESPONSABLES
TIEMPOS
RECURSOS
EJECUCIÓN
EVALUACIÓN

Charlamos sobre el último punto, y dijimos que cuando lo veamos, vamos a ver los diferentes momentos en que se puede evaluar.

Por último, veíamos que cada paso responde a una pregunta simple. Cada paso puede convertirse o “traducirse” en una pregunta a la hora de trabajar la planificación en forma popular, a modo de esquema flexible para tener en cuenta

Decíamos que una opción es trabajar a partir de preguntas sobre lo que vamos a hacer. Cada pregunta corresponde a un paso o ítem en el esquema de la planificación.

El apunte que dejamos fue el capítulo 2 de Robirosa.

Publicado en Clases | Etiquetado | Deja un comentario