Tercer encuentro – Sobre la PARTICIPACIÓN

Arrancamos trabajando en grupos dos historias

La Salita del Barrio 2

Como siguió la vida…’

Villa Itatí empezó a salir en los diarios cuando casi se muere Sofía, la hija de Doña Carmen, por desnutrición. Durante esa semana vinieron y pasaron por el barrio médicos, funcionarios, periodistas, punteros políticos, ong´s, etc. etc. El presidente de la sociedad de fomento convocaba reuniones todos los días, a la s cuales acudía todo el barrio, a ver que respuestas se podían dar.

Fue la oportunidad de los vecinos de sentirse escuchados, de contar sus problemas, y que los tengan en cuenta. Desnutrición, falta de trabajo, malas condiciones sanitarias en el barrio, problemas con la recolección de residuos, hambre, los planes de asistencia del gobierno que no alcanzan a todos, casas en mal estado. Todos esos problemas y otro montón, fueron surgiendo como un torrente ante cualquier pregunta.

Para encarar y solucionar la problemática de salud, el Intendente, en una iniciativa en conjunto con una de las ong´s y con la sociedad de fomento, propuso construir una salita de salud, en un terreno a cuatro cuadras del barrio, donado por el Obispado.

Para ello, se juntaron esfuerzos de diversos niveles gubernamentales y financiamiento externo, y en cinco meses la brigada del municipio la pudo construir. La secretaria de la provincia dispuso de los recursos (humanos y materiales) necesarios: un médico, dos enfermeras, balanzas, medicamentos, insumos, camillas, etc.

A la inauguración vinieron todos los medios, y todos los funcionarios, y algunos políticos más. Pero del barrio, solo 5 personas.

Después de seis meses (casi un año del primer caso), el barrio volvió a salir en los medios: “NUEVO CASO DE DESNUTRICION EN VILLA ITATI”, ahora por Juan, un nene de tres años, con 12 kilos. El intendente, acosado por los periodistas de la capital, mostraba las estadísticas de atención de la salita, la cantidad de familias atendidas, la cantidad de remedios entregados, etc. Se acercaban las elecciones y la sociedad de fomento ahora respondía a la otra línea interna de su partido, por lo cual “se tiraban flores” cada vez que un medio periodístico los cruzaba al aire.

Después de las elecciones, las madres de la capilla se volvieron a juntar, y entre mate y charla, ahí se dieron cuenta que a la salita no concurría ninguna familia del barrio. Empezaron a ver que había algo que no entendían: “Si el problema de salud era algo que todas las familias del barrio expresan, y la salita cuenta con disponibilidad de recursos, ¿Qué esta pasando?”.

LOS VECINOS SE ENFRENTARON CON LA POLICIA

Insólita pelea por una cancha de fútbol en un barrio salteño

Por: Gustavo Ruiz

En tiempos donde algunos alumnos se quejan de las exigencias que les imponen los docentes, la nota la dieron ahora algunos padres que se enfrentaron con la policía para evitar que se construya una escuela en la cancha de fútbol del barrio Juan Pablo II, ubicado en la zona norte de la capital salteña. “Si se construye una escuela en este lugar, los chicos van a volver a caer en la droga; jugando al fútbol se distraen y se alejan de ese mal”, dijo a Clarín Javier Pérez (28), uno de los vecinos. “La gente perdió los valores. El fútbol no puede estar por encima de la educación”, afirmó el ministro de Educación de la provincia, Leopoldo Vancauwleart. “No estamos en contra de la escuela, solo pedimos que la construyan en otro lado. Nosotros tenemos una escuela a dos cuadras, mientras que otros barrios aledaños no tienen edificio y los chicos tienen que ir hasta el centro para estudiar”, explica Hugo Quipildor (37), el vecino que lleva la voz cantante y terminó detenido. El ministerio de Educación piensa construir la escuela con 10 aulas y todas las dependencias que requiere un edificio moderno. La obra tenía fecha de inicio el martes pasado, pero cuando los obreros empezaron a trabajar fueron sacados del lugar por algunos vecinos. “Esto nos produjo un daño enorme, perdimos más de 500 postes, cientos de metros de alambre y tengo un chofer con un profundo corte en la cabeza, producto de una pedrada”, contó a Clarín Angel Arangio, propietario de la empresa que tiene a su cargo la construcción de la escuela. Cuando la reacción de los vecinos se tornó inmanejable, actuó la guardia de infantería, que se trenzó a golpes con los pobladores de la zona, quienes atacaron a los uniformados con piedras y palos. “Entraron a mi casa y destrozaron un equipo de música que estábamos usando para llamar a la gente a sumarse a la protesta”, relató una vecina. “La policía no cometió excesos. Los uniformados tienen la orden de actuar cuando son atacados”, explicó Aldo Rogelio Saravia, secretario de Seguridad de la provincia. El saldo de la batalla fue de nueve personas detenidas (hasta ayer quedaban dos), y cuatro heridos, uno de ellos con una profunda herida en la cabeza. Ayer se montó en el lugar de la discordia una guardia de infantería con una orden tajante: nadie puede ni siquiera atravesar caminando la cancha, ni mucho menos jugar. Mientras, las autoridades y vecinos llegaron a un principio de acuerdo: se construirá la escuela, pero habrá un espacio para que todos puedan jugar al fútbol.

http://edant.clarin.com/diario/2009/07/24/sociedad/s-01964339.htm

La consigna fue tratar de pensar que había pasado en cada situación. De lo compartido, surgió lo siguiente:

Con respecto a la salita:

  • Faltó referencia de los vecinos con la salita
  • faltó confianza con los políticos
  • la comunidad no participó del proyecto
  • la Institución no va a la comunidad, no genera participación, no hay prevención ni promoción de la salud
  • No estuvo bien hecho el diagnóstico. Fue desde la mirada de afuera

Con respecto a la canchita:

  • Hubo errores en el diagnóstico
  • Se impuso una mirada desde afuera
  • no se tuvo en cuenta a los vecinos y sus necesidades
  • No hubo participación ni dialogo,nadie les preguntó

A partir de esas respuestas es que nos preguntábamos que era la participación, y de una lluvia de ideas surgió lo siguiente:

opinar – debatir – decir – escuchar – incluir – involucrarse – poner el cuerpo – tomar parte

Retomamos las definiciones de Robirosa y de Geilfuz sobre participación, y definimos juntos que la Participación es un proceso, por lo tanto es algo que se construye, y que se hace en conjunto. Robirosa define tres aspectos de la misma:

  • Formar parte
  • Tener parte
  • Tomar parte

La participación es algo variable, por lo que se pueden dar diferentes niveles o grados de participación en un mismo proceso.  ¿Existe una participación ideal? nos respondíamos que no. Pero agregábamos que podemos explicitar, dejar en claro, poner en palabras qué tipo de participación se va a promover en un determinado proyecto. La idea es que esto se realice de entrada, no al final o en la mitad.

Por ejemplo, a veces se puede dar que todos escuchan o se informan, y que algunos opinan, y otros son los que deciden. Como verán, hay diferentes instancias en cuanto a la participación.

Este nivel o grado de participación que tenga un proyecto, es una decisión del equipo promotor del mismo, y en este sentido esa decisión tiene que ser tomada y no dejada a que despues se vaya dando. Mas allá de estas consideración, también es claro que cualquier participación tiene, conlleva, un determinado encuadre, organizacional, institucional, social, histórico, etc, que limita en cierta medida esa participación.

Retomando a Geilfuz, les planteamos que para entender los diferentes niveles de participación es buena la imagen de la Escalera de la participación

escalera de la particiapcionComo texto para profundizar lo visto, quedaron el primer capítulo de cada uno de los libros mencionados, el de Geilfus y el de Robirosa.

Como evaluación del encuentro les solicitamos que nos escriban un resumen de la misma, y quedó lo siguiente:

Entendemos que la participación genera que la comunidad se involucre en el proyecto. Esta participación se presenta en diferentes grados, y genera a su vez un ida y vuelta entre los que presentan el proyecto (evalúan la comunidad y desarrollan el mismo) y los beneficiarios.

El nivel de participación de la comunidad debe ser planteado en 1ra instancia, dejando en claro que finalmente las decisiones serán fruto del debate y de las dos posturas.

A la hora de plantear un proyecto con la comunidad, hay que tener en cuenta nuestro posicionamiento ético político, para tener en claro que lugar se le va a dar al otro, ya que hay diferentes niveles de participación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Clases y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s